Caso de Confianza Sobre Voluntad

by Jose Robles
abril 13, 2021

Las únicas dos certezas en la vida son la muerte y los impuestos. Si bien la mayoría de las personas evitan estos temas incómodos por completo, la planificación patrimonial proactiva le permite enfrentar los desafíos de estos dos temas de frente. 

Por lo general, hay dos tipos generales de planes de sucesión: (1) un plan de sucesión «basado en testamento» y (2) un plan de sucesión «basado en fideicomiso».

En ausencia de un plan de sucesión, es probable que sus activos tengan que pasar por un juicio de sucesión intestamentaria. Según la ley de California, si usted es dueño de bienes raíces o propiedad personal, después de su muerte, su propiedad pasará por el proceso de sucesión. La sucesión puede variar en dos aspectos principales:

  1. Si tuvo testamento, la sucesión es el proceso legal y administrativo mediante el cual su testamento es «probado» en un tribunal de justicia y aceptado como un documento público válido como último testamento.
  1. Si no tenía testamento (falleció intestado), la sucesión es el proceso legal y administrativo mediante el cual su patrimonio se liquida de acuerdo con las leyes de sucesión intestada de California. Bajo estas leyes, su patrimonio será administrado y distribuido a descendientes y herederos de acuerdo con la ley. Si no se pueden encontrar descendientes o herederos, su propiedad renunciará es decir pasara al estado.

Un juicio de sucesión intestamentaria implica altos costos, honorarios legales más altos, estrés y tiempo; todas las cosas desagradables que su familia que está lidiando con su pérdida preferiría evitar. Por estas razones, tener un plan patrimonial integral y bien redactado puede beneficiar a muchas personas al garantizar que se evite el juicio de sucesión intestamentaria y al hacer que un momento difícil, como su muerte, sea más manejable para sus seres queridos.

Es posible que haya oído hablar de una última voluntad y testamento. Aunque un testamento puede ser el documento de planificación patrimonial más conocido, puede que no sea necesariamente la mejor y más eficiente forma de administrar su patrimonio. Hay muchos conceptos erróneos comunes que rodean a los testamentos, principalmente que los testamentos son una forma de evitar el juicio de sucesión intestamentaria. De hecho, un testamento es un documento que está sujeto a legalización y debe ser determinado por un tribunal como válido. Por esta razón, es posible que le sirva mejor un plan patrimonial basado en fideicomisos. Dependiendo de su situación y de sus necesidades, es probable que un fideicomiso sea una mejor opción.

Los orígenes de las leyes que rigen los fideicomisos se remontan al siglo XII y las Cruzadas. Durante la Edad Media tardía y los períodos del Renacimiento, los fideicomisos se convirtieron en un mecanismo para que la nobleza mantuviera la propiedad dentro de su familia y controlara el uso y la propiedad de su propiedad mucho después de su muerte. Hoy, debido a las reformas legales modernas y una mayor conciencia, los fideicomisos ya no están reservados para los más ricos y se han convertido en un método accesible y práctico para que muchas personas planifiquen su patrimonio y establezcan un legado para su familia.

De los diversos tipos de fideicomisos que puede establecer, a menudo el más fácil y beneficioso es el fideicomiso en vida revocable. Con un fideicomiso en vida revocable, usted (el «fideicomitente (s)») puede retener el control sobre el fideicomiso y utilizar y disfrutar de la propiedad durante su vida. También nombra a la persona o personas que administrarán el fideicomiso después de su muerte. Por lo tanto, puede elegir personas de confianza, ya sean amigos o familiares, para administrar su fideicomiso y distribuir los bienes del fideicomiso de acuerdo con los términos que estableció. Además, un fideicomiso le permite imponer condiciones a las distribuciones de fideicomisos para brindar incentivos a los beneficiarios para que logren ciertos objetivos (como graduarse de la universidad o comprar una casa por primera vez).

Las principales ventajas de un fideicomiso en vida revocable bien redactado incluyen:

  • evitar el juicio de sucesión intestamentaria (y los costos, tarifas, estrés y tiempo asociados)
  • beneficios fiscales (base impositiva reforzada que minimiza el impuesto a las ganancias de capital)
  • capacidad de cambio y flexibilidad (un fideicomiso en vida le permite hacer enmiendas al documento de fideicomiso mientras aún está vivo, a su propia discreción)
  • facilidad de administración (el fiduciario administra y distribuye la propiedad del fideicomiso de acuerdo con los términos del fideicomiso, los términos que USTED crea)
  • realizar sus deseos y anhelos (mantener el control de la propiedad de su fideicomiso)
  • privacidad (los testamentos implican sucesiones, que es un proceso judicial que se convierte en registro público)

En resumen, si está buscando hacer la mayor parte del trabajo que involucra su plan patrimonial por adelantado y busca más control, flexibilidad y privacidad sobre la distribución de sus activos, un fideicomiso en vida revocable es probablemente una mejor opción de planificación patrimonial que un testamento. 


Aquí, en JRL, queremos ayudar a educar y ampliar la conciencia sobre la planificación patrimonial. Si está considerando crear un plan de sucesión y tiene preguntas o inquietudes, no dude en llamarnos para una consulta gratuita.

¿Cómo te podemos ayudar?

Ledezma Robles & Tomić is a Professional Corporation located in Orange County, California. Contact us to find out how we can help.

Call 844-88SOCAL (844-887-6225)

[/et_pb_column]